Se puso en marcha la carrera al Congreso

Por Martín Soto para La Gaceta

Los aspirantes a la Cámara de Diputados aprietan el acelerador de la campaña. Restan apenas 31 días para que los argentinos regresen a las urnas para elegir presidente y, en el caso de Tucumán, a los cinco nombres que representarán a la provincia en el Congreso de la Nación por los próximos cuatro años.

Luego de algunas semanas alejados de los medios y con pocas actividades públicas después de las primarias abiertas simultáneas y obligatorias (PASO), los candidatos se calzan su armadura y salen nuevamente al campo de batalla en busca de una sola cosa: votos.

En total, son cinco las listas que aspiran a llevar a sus representantes a la cámara baja y están encabezadas por: Domingo Amaya (Juntos por el Cambio, comparte la boleta con el candidato a presidente Mauricio Macri); Mario Leito (Frente de Todos, junto a Alberto Fernández); Ricardo Bussi (Fuerza Republicana, con Ricardo Gómez Centurión); Silvio Bellomio (Consenso Federal, de la mano de Roberto Lavagna); y Ariel Osatinsky (Frente de Izquierda y de Trabajadores Unidad, con Nicolás Del Caño). Reuniones en Buenos Aires, llamadas telefónicas y encuentros cada vez más intensos. Estos días son clave para trazar la estrategia que ejecutará cada espacio en las próximas semanas. Ante una situación económica adversa, la mayoría de los espacios dejará de lado los grandes actos multitudinarios y apelará por “patear la calle” en la capital como en el interior. Reuniones con dirigentes en distintas localidades y diálogo mano a mano con los vecinos serán las principales cartas que usarán los candidatos.

Pugna por la quinta banca

En las PASO, el Frente de Todos -que debía definir internas- cosechó 491.705 votos (el 53,30%), suficientes como para quedarse con cuatro de las bancas. De repetirse los resultados de agosto, el escaño restante quedaría en manos de Amaya. Juntos por el Cambio -que también tenía internas- había logrado 223.167 sufragios (24,19%). Más atrás quedaron Consenso Federal (63.366 votos, el 6,87%) y Fuerza Republicana (56.134, 6,08%), pero sus candidatos se manifestaron dispuestos a pelear por ese quinto lugar.

Bellomio fue tajante al afirmar que es posible acortar distancias en octubre. “Estamos totalmente convencidos de que vamos a conseguir una banca. Pienso que en agosto ya se definieron muchas cosas, más allá de sea una primaria. Lavagna es el único que está en condiciones de un balotaje. Hay que seguir penetrando y que se rompa la grieta”, expresó en diálogo con este diario.

A pesar de la diferencia considerable de sufragios, Bussi también apuesta a dar la sorpresa. “Nosotros creemos que la quinta banca va a ser de Fuerza Republicana, estamos convencidos de eso. Sin haber hecho campaña en las PASO sacamos 60.000 votos. Ahora esta campaña va a ser de mucha actividad y estamos seguros de que vamos a duplicar esa cifra”, aseguró el legislador electo.

Amaya, en tanto se manifestó estusiasmado para -mínimamente- repetir el resultado logrado en las PASO.

Foto y respaldo

En este último mes antes de regresar a las urnas no se descarta en Tucumán la visita de candidatos y dirigentes de diversos espacios para respaldar a los candidatos locales. En las últimas semanas estuvieron en la provincia Alberto Fernández y referentes nacionales del PJ, Mauricio Macri y parte de su gabinete, la dupla Roberto Lavagna-Juan Manuel Urtubey; y Cinthia Hotton, compañera de fórmula de Gómez Centurión.

La campaña electoral en medios de comunicación audiovisual comenzó oficialmente el domingo y los spots de los candidatos de las distintas fuerzas comenzaron a copar las pantallas. Se trata de más de 60.000 horas de publicidad audiovisual gratuita que fueron sorteadas por la Dirección Nacional Electoral (DINE) entre las fuerzas políticas que superaron el piso del 1,5% el 11 de agosto.

En las calles, los enormes rostros ya regresaron a la cartelería. El ámbito digital es un espacio tampoco se desatiende, pero se espera una presencia masiva en los días previos a los comicios. Quedan pocos días para los comicios y ninguno de los candidatos quiere sacar el pie del acelerador.