Beatriz Ávila impulsa un proyecto para que el 20% de las retenciones se gire a las provincias

La diputada por Tucumán, Beatriz Ávila presentó un proyecto de ley para coparticipar las retenciones a las exportaciones como se hiciera hasta 2018 con el fondo sojero, que giraba a las provincias el 30% de los derechos aduaneros de ese cereal.
La parlamentaria del Partido de la Justicia Social de Tucumán, que integra el Interbloque Unidad Federal para el Desarrollo, presidido por el mendocino José Luis Ramón, fue la encargada de hacer la presentación de esta iniciativa, que propone girar a las provincias el 20% de las retenciones de la soja, pero también de “maíz, carne vacuna y toda otra mercadería alcanzada” incluida en la última ley de emergencia económica. Sólo podrían gastarla en infraestructura.
El proyecto fue firmado por los miembros del bloque de Ávila, pero también por Carlos Selva del Frente de Todos, Gabriel Frizza, del PRO y el riojano Felipe Álvarez, aliado de Juntos por el Cambio. “Estamos hablando con los que fueron intendentes para que acompañen y pueda tratarse en marzo”, expresó la también esposa del intendente de San Miguel de Tucumán, Germán Alfaro, al sitio La Política Online.
En agosto de 2018, Mauricio Macri eliminó por un decreto de necesidad y urgencia (DNU)  las retenciones a las exportaciones, como parte del programa de recortes fiscales comprometido con el Fondo Monetario Internacional.
“Hay que entender que este fondo fue un éxito para los municipios, con obras que mejoraron la calidad de vida en el norte del país: hospitales, escuelas y parques”, Ávila, que hasta diciembre integró el bloque Cambiemos.
Su proyecto establece que al menos el 50% del fondo debe ser girado a los municipios, sea cual sea el sistema de coparticipación de las provincias, y que en ningún caso podrá tener otro destino que la infraestructura.
“Para evitarlo, proponemos un sistema de control y de sanción si algún intendente o gobernador usa el dinero para gastos corrientes”, aclaró Ávila. De ocurrir, según el proyecto, el Banco Nación frenaría los envíos y los intendentes se privarán de las obras públicas por esa maniobra.
Fuente: El Tucumano